Las parejas felices tienden a engordar, según la ciencia

Las personas que tienen una relación de pareja feliz y estable corren mayores riesgos de aumentar de peso, según revela un estudio de la Universidad australiana de Queensland.

Kissing couple having pizza outdoors

Éste estudio comprobó que algunas personas aumentaron hasta 10 kilos después de haber asumido una relación estable. Según los científicos, el problema parece ser que cuando somos felices en una relación, nuestro apetito aumenta.

En principio, muchas parejas que comienzan a conocerse normalmente frecuentan bares y restaurantes como primeras salidas juntos. Luego de ese período de enamoramiento, el picoteo, las grandes cenas en casa, o pasar fines de semana mirando películas y comiendo helado en el sofá, son algunos de los programas preferidos de las parejas. Estas actividades pasivas y la cantidad de comida que ingieren juntos, son las claves del aumento de peso.

Otro punto es que las parejas felices y satisfechas, saben que atraen a su pareja no sólo por cuestiones estéticas, y ésto les da tranquilidad a la hora de dejarse ir con la comida.

Las parejas ganan peso en 3 etapas de la relación:

– El período de relax que sigue a la sensación de enamoramiento intenso.

– Las discusiones y peleas

– El embarazo

Las parejas enamoradas tienden a comer de más. El estudio demostró que cuando se come acompañado, se ingieren en promedio 35% más de alimentos de lo normal. Además, la alimentación está ligada a los sentidos y a los vínculos, que son dos aspectos que se estimulan cuando se está en pareja.

Las parejas que conviven también engordan, en especial las mujeres, ya que al cocinar juntos todas las comidas, se deja de lado el hecho de que las necesidades calóricas de las mujeres no son las mismas que la de los hombres. Muchas mujeres cambian completamente sus hábitos alimentarios, comiendo cosas que incluso antes de la vida en pareja no les gustaban.

 

Las mujeres que conviven con sus parejas también desarrollan una distorción del tamaño de las porciones que ingieren, y muchas de ellas admitieron comer la misma cantidad que su pareja, o incluso porciones más grandes.

Comentarios