Lo llevaron al hospital, le quitaron las botas, y tuvieron que desalojar a medio edificio.

Las salas de emergencias del Traumatológico Dr. Darío Contreras fueron evacuadas momentáneamente la tarde de este sábado por un sicote (mal olor en los pies) insoportable de un señor de una motocicleta.

Los ortopedas y médicos de emergencias se olvidaron de los huesos rotos y se concentraron en combatir el mal olor. Robinson Peralta Jiménez, de 24, un transportista de motocicleta del sector La Ciénaga (Santo Domingo), estrelló su motocicleta contra un y terminó en las salas de emergencias del centro asistencial.

La mayoría de los médicos, enfermeras y paramédicos dejaron las emergencias, mientras un ortopeda, que pidió reserva de su nombre, buscaba Agua Oxigenada para introducir los pies del hombre. Sin embargo, el Agua Oxigenada no fue suficiente y fue necesario utilizar guantes quirúrgicos de manos para cubrir los mal oliente pies.

“Papá, así nooo”, le dijo uno de los galenos al adolorido hombre.

“Él está muerto y no lo sabe”, comentó una señora que salía de la sala de emergencia.
El señor se estrelló contra el automovil conducido por Freddy José Salazar, quien lo recogió y lo trasladó al Hospital Darío Contreras.

Aseguró gana la vida transportando personas en su motocicleta.
No es la primera vez que en las emergencias del Darío Contreras un sicote (mal olor en los pies) provoca revuelo entre el personal médico y para-médico.

COMPARTE

Tomado de: Untoquesalud

Comentarios