Un hombre llevó a su perro al veterinario porque tenía muchos dolores. Cuando el veterinario le abrió la boca CASI VOMITA!!

Nuestras mascotas siempre andan por la vida explorando el mundo, puesto que les encanta la idea de descubrir cosas nuevas. Ellos son amantes de la aventura, es agradable para ellos descubrir nuevas personas con quienes puedan jugar, nuevos amigos de su propia especie que le puedan hacer compañía, sobretodo si son perros, puesto que a ellos jamás le gusta estar solo, debido a que son animales que expresan mucho cariño.

Sin embargo, este instinto de aventura muchas veces no es nada bueno, ya que podría traerle consecuencias fatales. Los animales no están conscientes de los peligros a los que pueden enfrentarse. Una simple olfateada, lamida o cualquier cosa que ellos hagan inocentemente, podría traerle las peores consecuencias de todas. Esto fue lo que le pasó a este can.

Su dueño lo llevo al veterinario del hospital Hoisington de Kansas, Estados Unidos, puesto que el animal presentaba mucho dolor y sacaba espuma y mucha saliva por la boca. Cuando supo qué era lo que le causaba tal situación, no pudo dar crédito a lo que veía, dentro de su hocico había toda una colonia de mariquitas pegadas a su encía. Sin embargo, el veterinario no se sorprendió demasiado, ya que era el segundo cachorro que veía en el día pasando por esa situación.

Por esa razón, advirtió a los dueños de perros como él que cuando el cachorro muestre síntomas como esos en la boca, es muy probable que se trate de mariquitas. Estos insectos se introducen en la boca de los caninos a través de la hierba común y luego hacen nido en sus encías. Las mordidas que causan las mariquitas son muy dolorosas, además secretan una extraña sustancia que provoca ardores en la piel sensible del animal.

Es por ello que si hay mucha espuma y saliva es probable que se trate de estos insectos. Afortunadamente, es muy sencillo extraer esos animales con una cuchara o usando los dedos, pero luego hay que enviar inmediatamente al cachorro con un veterinario para que le pueda curar las heridas internas. Este perro de Kansas superó con gran valentía esta situación y ahora se encuentra completamente recuperado.

Su dueño ahora le tiene mucho más cuidado cuando comienza a hurgar en la hierba. No dejes que tu perro pase por esta horrible situación también, siempre está al pendiente de todo lo que hace para que no tenga que sufrir tan horrible dolor en las encías.

Comentarios