En esta guardería ningún niño llora. El porqué es aterrador

guarderia

Un hijo es lo más preciado para cualquier mujer y la norteamericana Dayna Mager no es la excepción. Hace poco dio a luz a su pequeña Luella, a quien prometió nunca desatenderla, mucho más luego de conocer la espantosa historia de una guardería.

La historia la conoció el primer día que dejó sola a su hija Luella para participar, junto a su esposo Matt, en una conferencia religiosa.

Dayna aclaró que fue el misionero quien contó la tragedia de esta guardería. “Cuando la escuché se me enfrió el corazón”:

Como parte de su trabajo el misionero había estado en varios orfanatos, pero la guardería de Uganda era completamente diferente. A primera vista, el aspecto de la guardería no denotaba nada en particular. Tenía alrededor de cien cunas bien organizadas con sus respectivos mosquiteritos y muñecos de peluche,  sin embargo percibió que el silencio era aterrador.

Lo sorprendió porque todo puede faltar en una guardería menos el llanto de los niños y por este silenció se interesó. Al preguntar al personal, recibió la respuesta que nunca deseas escuchar. Todavía la recuerdo y juro que no la olvidaré jamás. La respuesta es el motivo que me hace estar en la cama horas y horas con mi hija.

“Los niños lloran sin parar durante una hora, dos, tres, una semana, quince días y cuando, ya sin fuerzas, intentan llamar la atención nuevamente, el llanto ya no tiene sonidos, los bebés se han quedado sin fuerzas y saben que nadie vendrá por ellos. Entonces callan, y el silencio reina en el lugar hasta que llega un nuevo niño y comienza el ciclo. Siempre igual y aterrador”, le respondieron al misionero.

Es la historia más terrible que jamás he escuchado, no la olvidaré y espero que tú tampoco. Deseo que sirva de ejemplo para todas las madres y que estas nunca abandonen a sus hijos.

“Esa noche, al llegar a casa, prometí a mi hija Luella, que siempre estaría ahí para ella. También lo juró su padre”.

Comentarios