6 alimentos que afectan progresivamente a tu memoria y que deberías dejar de tomar…

Numerosos estudios han demostrado que mientras algunos alimentos ayudan a nutrir la memoria, otros aumentan los riesgos de contraer ciertas enfermedades relacionadas con ella. Estos mismos también están vinculados a otros problemas de salud graves, por lo que es mucho más importante limitarlos o eliminarlos de la dieta de adolescentes y adultos, y sobre todo, de los ancianos. Una alimentación saludable hace mucho más que reducir la cintura; Mejora la salud del corazón, reduce el riesgo de cáncer, diabetes y otras dolencias, y mantiene nuestras mentes sanas.

 alimentos

¿Por qué algunos alimentos inducen a la pérdida de memoria?

El cerebro necesita su propia marca de combustible. Requiere grasas saludables, frutas, verduras, proteínas magras, vitaminas, y minerales adecuados. Consumir una cantidad escasa de estos alimentos, y demasiados carbohidratos complejos, comida procesada y azúcares, estimula la producción de toxinas en el cuerpo. Esto puede conducir a la inflamación corporal, acumulación de placas en el cerebro y, como resultado, al deterioro de la función cognitiva. Esto debe aplicarse a personas de todas las edades, no solo a mayores. Prosigue tu lectura en la página siguiente para enterarte de todos los detalles…

alimentos

1. El atún

Bueno, hay que reconocer que un filete de vez en cuando no supondrá un problema, pero algunas investigaciones realizadas en la Universidad de South Florida descubrió que las personas que consumían atún asiduamente mostraban unos niveles más altos de mercurio en su torrente sanguíneo, cantidades que a menudo superan lo que la Agencia de Protección Ambiental considera seguro, afectando en un 5% a la función cognitiva. Antes de que pienses en sustituirlo, te diremos que las sardinas, la caballa y el salmón son bajos en mercurio y ricos en omega-3 (aunque este último también es muy graso).

2. Aceites parcialmente hidrogenados

Básicamente, no hay ninguna razón para ingerir alimentos que contengan “aceites parcialmente hidrogenados” en su lista de ingredientes. Así es como llaman a las grasas trans, que, además de aumentar el riesgo de obesidad y dañar la salud de tu corazón, puede causar un serio daño cerebral. “Las dietas ricas en grasas trans aumentan los depósitos de beta-amiloide, un péptido que se adhiere al cerebro y que se asocia con la enfermedad del Alzheimer”, dice la nutricionista Tori Holthaus. Un estudio de Neurology encontró que las personas que consumían altos niveles de grasas trans tenían unas capacidades cognitivas más bajas y unos cerebros más pequeños a largo plazo. ¿Los culpables? Los fritos, horneados y procesados.